5 mar 2021

CRISTÓBAL Y ANTONIA QUIOSQUEROS EN CÁDIZ

     Gracias a un amigo coleccionista, que le encanta investigar, Fernando Aguado. Me pasó esta imagen. Me encantó y en mí nombre preguntó a la dueña de la imagen. Lean con atención la historia que cuenta la nieta de estas personas en exclusiva para este blog. Porque refleja claramente lo que siempre he comentado con el tema kiosco y de como fue sus comienzos, pasaban de cesta a carrito. Hablando de carrito; éste no pueden decir que no es un carrito, lo es. Un carrito de bebé con una tabla mostrador encima y punto. Más tarde le hicieron una especie de casita de madera con ruedas el “carrito-kiosco” que yo disfruté tanto y terminando en casa o local donde vendía también juguetes y papelería, material escolar... 

    Historia de una imagen de un Quiosquero y una Quiosquera auténticos, como todos los que conforman esta sección del blog (El kiosco y su paisaje urbano) que está creciendo y convirtiéndose en uno de los sitios más importantes de la memoria y la historia de aquellos kioscos-carritos de chuches, frutos secos y baratijas ( pequeños juguetes de plástico en su mayoría) en España entre los años cincuenta y los ochenta.

    Cristóbal Peralta Marchante y Antonia Asensio Fernández. Son los invitados de hoy y protagonistas de esta bonita historia Quiosquera. Sirva como Homenaje a estas personas trabajadoras que lo daban todo a una clientela menuda, espontanea, chillona e ilusionada que eramos aquellos niños de antaño.

    Dicho por la nieta, Cristy Travieso Peralta sobre la historia de ésta imagen::...

    "“La foto no se fecha exacta pero seguro debe ser de finales de los 60. Se trata del barrio de San Severiano, están en la Avenida San Severiano de Cádiz Capital. Mi abuelo iba con su carro a primera hora a la puerta de Astilleros, allí vendía tabaco y chuches a los trabajadores. Y luego se iba al colegio del barrio a la hora de entrada y salida de los niños, a ellos vendía todas las chuches y artículos de kiosko que conocemos. Primero tuvo ese carro grande de bebé y luego un carpintero le construyó una estructura cuadrada con ruedas en formica, que guardaba cada noche en el portal de mi casa. Esta foto es de los primeros años de su negocio puesto que lleva el coche de bebé y la chaqueta blanca que en aquella época exigían a todos los que vendieran productos de uso alimentario. No se si querrías saber algo más... Conservo su negocio hasta finales de los 80 porque ya estaba muy mayor, era toda una institución en el barrio, vendió a dos generaciones de niños en el barrio. Pudiera ser que yo aún conserve la licencia de vendedor o algo parecido del ayuntamiento. …. Creo que no tengo nada más, salvo muchos recuerdos en mi cabeza, yo vivía con mis abuelos y mi infancia esta ligada a ese carro, cuando no estaba en Astilleros o el colegio, estaba ahí donde se hizo la foto, en Avenida San Severiano junto a nuestra casa. Y cuando recogía por las noches mi casa se llenaba de niños que venían a comprar cosas... Porque vendía también cosas para el cole, libretas, lápices, gomas, sacapuntas, en fin lo típico....


Olvidé contarte que mi abuelo estuvo con el carro hasta casi los 80 años que la salud se lo impidió. El carro era su vida y después de eso no supo adaptarse muy bien a su vida de anciano retirado, le faltaba esa actividad diaria de sube y baja escaleras todo el día para reponer su mercancía, y el trato diario con sus clientes y gente del barrio. Mi abuela tenía las labores de la casa además del carro, pero el solo tenía eso... Murió a los 86 y ella 11 meses después. Yo mantuve un mueble en casa con muchos restos de sus mercancías, y con el paso de los años lo fui regalando todo. Con el carro no recuerdo que se hizo, si se le dio a alguien en vida de mi abuelo o después. Te cuento todo esto por si como dato anecdotico le sirve a tu amigo para su artículo saber. Un saludo ”"





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...